¿Qué haces para darle poder a tus hijas?

Queremos mujeres fuertes, valientes, capaces, autosuficientes… pero criamos niñas sumisas y obedientes.  Una niña “linda y buena” es aquella que va caminando silenciosa, con trenzas y pulcro vestido, de la mano de su madre.  Para mí es una incongruencia. ¿Lo es para ti?