Nombre (requerido)

    Apellido

    Correo electrónico (requerido)

    Mi experiencia con el BLW

    “Dejemos que nuestros hijos construyan una relación sana, natural y agradable con la comida”

     

    La hora de la comida, a veces, se convierte en una auténtica pesadilla.  En serio, vienen cosas como “mi hijo ve la cuchara y se pone a llorar”. “Si pudiera le daría de comer la papilla con el biberón” (seguro por ahí ya más de uno lo intentó) y “ni pensar sentarlo en la sillita de comer porque se emperra 10 veces más” (ya nos vemos cargando en brazos al chiquito y tratando de que abra la boca). La que no puede faltar: “Estoy desesperándome, mi hijo no come”. A y claro, la de toda vida: “Brmmmmm mira, mira, ese avioncito”.