¿Qué haces para darle poder a tus hijas?

Queremos mujeres fuertes, valientes, capaces, autosuficientes… pero criamos niñas sumisas y obedientes.  Una niña “linda y buena” es aquella que va caminando silenciosa, con trenzas y pulcro vestido, de la mano de su madre.  Para mí es una incongruencia. ¿Lo es para ti?

Entonces:

  • Cuando la obligas a saludar de beso, sin confiar en que ella puede decidir a quién mostrar afecto y a quien no; le restas poder.
  • Cuando la presionas a cambiar la ropa o menú de restaurante que eligió, indicando que no sabe tomar decisiones; le restas poder.
  • Cuando no la escuchas, transmitiendo el mensaje de que lo que tiene que decir no es importante; le restas poder.
  • Cuando no la defiendes, haciéndole sentir que las agresiones son justificadas; le restas poder.
  • Cuando le “ayudas” con cosas que puede hacer por sí misma o ni siquiera la dejas intentar algo nuevo, demostrándole que no es capaz; le restas poder.
  • Cuando le criticas innecesariamente, diciendo que su esfuerzo nunca será suficiente; le restas poder.
  • Cuando no descubres sus habilidades y gustos, mostrando que sus capacidades no tienen valor; le restas poder.

¿Qué haces para darle poder a tus hijas?   ¿Cómo generas esta “confianza en sus propias capacidades”?  ¿Cómo le enseñas a “tomar decisiones que promuevan su bienestar”?  A mí me cuesta mucho. Verla subida tres metros sobre mi cabeza en la escalera de un resbalín, me da vértigo.  Esperar que se ponga su propia ropa, me termina la paciencia. Debatir en la delgada línea entre el halago por algo bien hecho y la constante necesidad de crecimiento y superación.  No es fácil. Pero si yo no confío en ella, entonces quién? Para tener una hija empoderada, debes confiar en que tu hija es capaz. Así ella se sabrá capaz por si misma.

Postdata: esto también es válido si estás criando un varón.  

 

Ma. Laura Piñeiros (Malala) Padres Creativos
Ma. Laura Piñeiros (Malala)

Malala, mamá de dos preciosas niñas y gestora de proyectos ambientales. Ferviente creyente de la crianza respetuosa, el fomento de la autonomía y la lógica de las consecuencias. Prefiere madrugar a dormirse tarde y no puede vivir sin una buena taza de té.

¿Quieres saber más sobre las dinámicas creativas que Ma. Laura Piñeiros (Malala) recomienda?

Deja un comentario



Síguenos