¿Cómo lidiar con un hijo rebelde?

¿CÓMO LIDIAR CON UN PEQUE REBELDE?

“A veces pasa que nuestro dulce bebé se convierte en un pequeño monstruito.”

 

A medida que los pequeños van creciendo comienzan a mostrar su carácter y en algunos casos puede ser muy fuerte y volverlos necios. Te contamos porqué se vuelven desobedientes o rebeldes y cómo podemos controlarlo.

¿POR QUÉ OCURRE?

A todos los padres nos ha pasado en algún punto que nuestro peque no quiere obedecernos. Puede ser desde cosas pequeñas como que recoja sus juguetes a cosas un poco más serias como que no haga travesuras en casas ajenas.

 

Primero que nada, ¡Tranquilos! Esto suele suceder papitos. Se debe a que ahora que han crecido un poco sienten que dependen menos de mamá y papá y por ello ahora se sienten un poco más autosuficientes. Es por esto que ahora se muestran más rebeldes. Es una época dura para los padres ya que ellos están aprendiendo a controlar sus impulsos, esto tomará tiempo y mucha paciencia.

 

¿CÓMO CONTROLARLO EN CASA?

  1. Seamos comprensivos.

Aunque el deba hacer lo que nosotros como Padres decimos, también debemos ponernos en su lugar. Si por ejemplo tu lo llamas para bañarse y él está jugando y no quiere dejar de hacerlo, explícale tranquilamente que puede hacerlo después del baño o en algún otro momento.

 

  1. Establece límites.

Hay cosas que se pueden tolerar y cosas que definitivamente no. Por ejemplo, nunca deben expresar su enojo a través de la violencia. Por ello hay que ser muy claros con ellos y decirles ¡No se pega! Y explicarles que su enojo lo pueden expresar a través de las palabras de forma tranquila.

 

  1. Refuerza el buen comportamiento.

No solo debemos resaltar las cosas que están haciendo mal. Muchas veces es más importante educarlos positivamente. Por ello cada vez que hagan algo bien, nótalo y felicítalo por hacerlo.

 

  1. No abuses del tiempo de castigo.

Los niños deben tener un castigo en casos extremos. Y el mejor castigo es enviarlos a su cuarto hasta que se calmen y puedan reflexionar. Lo ideal es que esto lo hagas cuando en realidad sea necesario. No hay que enviarlos a cada rato, cuando notes que él está por perder el control ayúdalo a calmarse en lugar de ejercer el castigo.

 

  1. Escojamos cuando pelear con ellos y cuando no.

Sabemos que es una época muy difícil para ellos tanto como para nosotros, pero es importante mantener la calma y no aislarlos de nosotros. Por ello aún cuando debamos ser quienes controlemos las cosas que hacen tampoco debemos ser solamente una figura castigadora en el hogar.

 

Y cómo mencionabamos en un inicio lo mejor que podemos hacer es mantener la paciencia, recuerda que ellos reaccionarán de acuerdo a tu ejemplo.

 

Padres Creativos Padres Creativos
Padres Creativos

¿Quieres saber más sobre las dinámicas creativas que Padres Creativos recomienda?

Deja un comentario



Síguenos