químicos

¡No más químicos en casa!

Tener niños en casa significa muchas veces, no poder utilizar ciertos productos de limpieza porque sabemos que les pueden causar alergia. Lo importante es siempre encontrar opciones que puedan hacer felices a todos los miembros de la casa y la limpieza no puede ser una excepción.

En este artículo les explicamos una opción ideal para dejar reluciente su horno sin necesidad de químicos. Lo primero es preparar lo que vamos a necesitar:

  • Agua.
  • Botella con spray o atomizador.
  • Un paño multiuso biodegradable de Master.
  • Bicarbonato de sodio.
  • Vinagre.
  • Guantes domesticos corrugamos Master.

Luego de tener todos los implementos:

  1. Saca los bastidores del horno.
  2. Mezcla bien media taza de bicarbonato de sodio con un poco de agua. Añade poco a poco agua hasta conseguir una pasta para untar fácilmente en las partes del horno que necesitan la limpieza. Lo mas aconsejable es limpiar el horno completamente. Usa los guantes para proteger tus manos de la grasa o las partes mas sucias del horno.
  3. Extiende la pasta por la parte interior del horno, sobre todo por las zonas mas sucias. El bicarbonato de sodio se volverá de color parduzco cuando lo frotas.
  4. Déjalo reposar durante toda la noche. El bicarbonato de sodio necesita trabajar por lo menos 12 horas continuadas.
  • Al siguiente día, después de dejarlo reposar toda la noche o 12 horas: Coge Un paño multiuso biodegradable de Master y quita la mayor cantidad posible de pasta seca, cuanto mas limpio lo dejes mejor.
  1. Pon un poco de vinagre en la botella con spray o atomizador, y rocía las superficies donde sigas viendo restos de pasta de bicarbonato. El vinagre reacciona con el bicarbonato y hace una espuma.
  2. Limpia la mezcla espumosa con un paño húmedo. Repite este paso hasta que el horno quede bien limpio.
  3. Enciende el horno a baja temperatura durante 15 – 20 minutos para que se seque bien.

Siempre que limpies, ten en cuenta las características de los dos componentes principales de este preparado: el vinagre se caracteriza por desinfectar, eliminar la grasa, remover manchas, quitar olores, actuar como bactericida y eliminar el óxido.  Mientras el bicarbonato de sodio, además, es recomendable para desodorizar ambientes y objetos, y tiene la ventaja de ser muy económico y accesible.  ¡Cuéntanos que otro método de limpieza usas en casa!

Padres Creativos Padres Creativos
Padres Creativos

¿Quieres saber más sobre las dinámicas creativas que Padres Creativos recomienda?

Deja un comentario



Síguenos