Dolor de panza por muchos dulces

¡Fuimos a una fiesta y luego mi peque se enfermó!

Habían tantas golosinas que perdí la cuenta de las veces que estuve atrás de mi peque para intentar que no se comiera todo a su paso. Adicional a eso, su inocencia y ganas de explorar lo llevaban a meterse a la boca cuanto dulce encontraba en el piso, desde un chupete picado, hasta un pedazo de pan chocolate.

‘’¿Cómo lo vas a dejar comerse eso?’’ No, yo no lo dejaba, pero muchas veces ser mamá de dos limita la atención y las ganas de probar cosas nuevas gana la batalla. Así pasamos, estoy segura que Juan se divirtió un montón, y Gabriel ni se diga. Gabriel, de 8 años y Juan de 3, mis pequeños. Muy poco suelo darles dulces, tengo limitada la azúcar no solo por temas de salud.. ¡También por mi tranquilidad…porque se ponen muy activos!

Ese día al llegar a la casa, Juan, mi hijo más pequeños comenzó a quejarse del dolor en su pancita, asumí que era la cantidad desmedida de dulces que había comido, sin embargo, como no presentaba otro síntoma, estuve tranquila. Más tarde, cuando ya parecía haber pasado el episodio de ‘’me comí todo y ahora me duele la panza’’, comenzó la diarrea. Siempre este es un síntoma que nos alerta, pero cuando ya tienes experiencia, sabes que lo primero es hidratarle, y darle probióticos para que su flora bacteriana vuelva a estar equilibrada.

Yo no suelo recomendar, porque creo que siempre todo debe tener un aval médico, pero Enterogermina es uno de los mejores probióticos que he podido conseguir para mis peques. No tiene sabor, lo que hace que sea como tomar una ‘’agüita’’, tampoco tiene olor, y su presentación es tan práctica, que siempre viajo con unas cuentas botellitas en la cartera.

Un par de horas después mi peque ya estaba tranquilo, y sin diarrea. Continué hidratándolo y administrándolo sus probióticos hasta ver cesar totalmente el malestar. Ya la experiencia de ser mamá por segunda vez te enseña que tienes que elegir muy bien lo que le das a tus hijos, y hay productos con los que te casas, este probiótico es uno de ellos.

En fin, esto nos seguirá pasando, porque me gusta que mis hijos disfruten al máximo cada momento, y así les coloque límites, tienen toda la apertura para explorar, y ser niños felices. ¿Les ha pasado algo similar? ¡Cuéntennos sus experiencias!

Padres Creativos Padres Creativos
Padres Creativos

¿Quieres saber más sobre las dinámicas creativas que Padres Creativos recomienda?

Deja un comentario



Síguenos