Dolor de panza por muchos dulces

¡Fuimos a una fiesta y luego mi peque se enfermó!

Habían tantas golosinas que perdí la cuenta de las veces que estuve atrás de mi peque para intentar que no se comiera todo a su paso. Adicional a eso, su inocencia y ganas de explorar lo llevaban a meterse a la boca cuanto dulce encontraba en el piso, desde un chupete picado, hasta un pedazo de pan chocolate.

¿Qué haces para darle poder a tus hijas?

Queremos mujeres fuertes, valientes, capaces, autosuficientes… pero criamos niñas sumisas y obedientes.  Una niña “linda y buena” es aquella que va caminando silenciosa, con trenzas y pulcro vestido, de la mano de su madre.  Para mí es una incongruencia. ¿Lo es para ti?

Actividades que pueden hacer los padres con sus hijos

Compartir tiempo libre con los hijos no es algo que sea tan sencillo ya sea por cuestiones de tiempo, diversas ocupaciones y horarios. Sin embargo, a los pequeños de la casa hay que dedicarles tiempo de calidad para fomentar lazos afectivos y de pertenencia que perduren a lo largo del tiempo.

Probióticos para mis hijos: ¡Si es una opción!

Los probióticos son organismos vivos que ayudan a nuestra flora bacteriana a mantenerse equilibrada, lo que nos hará tener una buena salud intestinal. Aunque sus beneficios son excelentes a cualquier edad, cuando nuestros hijos están pequeños están expuestos a muchas bacterias, por lo que necesitamos que los probióticos sean parte fundamental de su dieta diaria.

3 opciones para consumir probióticos

3 opciones para consumir probióticos

Si a veces darle la comida a nuestros hijos se convierte en un camino difícil, imagínense lo que es darle medicinas. Por eso conseguir opciones que sean sencillas y prácticas para mejorar malestares de diarrea o simplemente para que mantengan una excelente salud intestinal. En este artículo te daremos 3 ideas para administrarle probióticos a tus hijos, e inclusive para todos los miembros de la casa.

Vida escolar: cambios de actitud

La vida escolar: cambios de actitud.

Llega el regreso a clases, y con él, un sin fin de preocupaciones para nosotros como papás. ¿Les gustará su aula de clases? ¿Y si no tiene amigos? ¿Qué voy a hacer si llora y no quiere quedarse?, nadie nos prepara para ser mamás ni papás, no hay cursos prácticos, porque vas directo al campo de batalla donde tu vida se convierte en una montaña de rusa de emociones junto a nuestros peques.